recentposts

Yesly desapareció en México, su novio fue decapitado

Cancún, 14 de enero de 2018.- “Que la busquen, que la encuentren y que miren a ver qué hacen para devolverla”, es la desesperada suplica de Aleida a las autoridades mexicanas al no encontrar a su hija.

Getty Images
COMPÁRTA ESTE POST

La colombiana indicó que desde el pasado 18 de diciembre se encuentra en vilo al so no saber nada de su hija, Yesly Góez, de 25 años.

La joven es una de las cuatro personas originarias de Colombia que la Fiscalía de Quintana Roo busca.

Aleida indicó que la última vez que tuvo contacto con su hija fue el 16 de diciembre y, que Yesly le había comentado que estaba bien.

Antes de desaparecer, Yesly envió una fotografía a su familia y ya no supieron nada de ella.


Durante una entrevista a el Espectador, la adulta señaló que la joven decidió mudarse a Cancún para vivir con su novio de nombre Juan Sebastián.

Cuando Yesly llegó a México empezó a trabajar en una estética donde rápidamente conquistó a los clientes por su amabilidad.

Yesly y Juan Sebastián derrochaban su amor a través de las redes sociales en donde compartían videos e imágenes en donde se les apreciaba juntos, pero, fue el 21 de diciembre cuando todo cambió. Sebastián fue encontrado sin vida en un cárcamo sobre la avenida Nichupté.

El joven fue decapitado. Los responsables le colocaron los genitales dentro de la boca y junto a él colgaron una narcomanta.

El macabro hallazgo cimbró a los habitantes, pues jamás habían visto un crimen tan espantoso.

“Al principio había esperanza, pero cuando dicen que el muchacho está muerto, uno se derrumba”, reconoció la madre de la joven.

Ante la triste noticia de la muerte de Juan, Aleida mantiene la esperanza de encontrar a su hija con vida pero también teme que Yesly corrió con la misma suerte de su novio.



Con información de EFE y AP



MCN.COM.CO no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Este medio se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.