recentposts

El escalofriante testimonio de una venezolana violada y torturada: "El régimen de Maduro garantiza la impunidad"

Washington , 07 de febrero de 2018.- Linda Loaiza López, secuestrada en marzo de 2001 a los 18 años de edad, narró con voz quebrantada la violencia que sufrió durante cuatro meses, y el calvario que pasó ante la justicia venezolana cuando intentó que se castigara a su agresor.

Getty Images
COMPÁRTA ESTE POST

Durante su cautiverio a manos de Luis Carrera Almonia, hijo de un académico y entonces rector de la Universidad Nacional Abierta, López sufrió triple fractura de mandíbula, fracturas de nariz, requirió reconstrucción de los pabellones de las ojeras, tratamiento de ortodoncia, reconstrucción vaginal y atención psicológica y psiquiátrica.

Video Infobae

"Durante mi cautiverio fui sometida a violencia sexual, amenazas, torturas, de forma sistemática durante cuatro meses. Sufrí violaciones diariamente, fui agredida con las manos, con palos, me tenía amordazada y esposada. El agresor apagaba cigarros en mi rostro", relató Loaiza al tribunal con sede en San José.

Sufrí violaciones diariamente, fui agredida con las manos, con palos, me tenía amordazada y esposada. El agresor apagaba cigarros en mi rostro Pidió a la Corte 
IDH "que el Estado venezolano sea declarado responsable por violación, tortura, por todas las violaciones de derechos humanos que sufrí, y que siguen sufriendo las mujeres en Venezuela"

Los agentes del Estado venezolano en la audiencia se abstuvieron de interrogar a López, y en su lugar expresaron su solidaridad con la víctima por la violencia sufrida. Francisco Eguiguren, presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), señaló que el Estado venezolano es responsable de la falta de diligencia en sancionar "adecuada y proporcionalmente la extrema violencia de la que fue objeto" López.
La CIDH, con sede en Washington y que actúa como una suerte de fiscalía, había enviado el caso a la corte en 2016. La víctima relató a los jueces el calvario que vivió ante la justicia venezolana, con una fiscalía que se negó a atender su caso porque el agresor era hijo de una persona con influencia política.

Contó que a pesar de tener todas las pruebas delante del tribunal, el agresor fue absuelto en primera instancia en 2004. En segunda instancia, seis años después, fue condenado por privación de libertad y lesiones corporales, pero fue absuelto por violación e intento de asesinato.

Tras recuperar su libertad, López estudió derecho, se especializó en derechos humanos internacionales, y se ha dedicado al activismo en defensa de mujeres víctimas de violencia.

"Soy reflejo de la violencia física, sexual y sicológica que enfrentamos las mujeres, El Estado garantizó la impunidad, no mis derechos", declaró López a la CorteIDH.


Con información de EFE y AP



MCN.COM.CO no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Este medio se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.