recentposts

Pidió una Ferrari prestada, la chocó, escapó del lugar y abandonó a las dos acompañantes colombianas que murieron por quemaduras

México, 03 de marzo de 2018.- El Ferrari rojo rugía por la Autopista del Sol, que une Ciudad de México y Acapulco, a más de 230 kilómetros por hora. La emoción y adrenalina invadía al conductor y las pasajeras del lujoso vehículo.

Getty Images
COMPÁRTA ESTE POST

De repente el conductor pierde el control y choca contra un muro de contención de la carretera, rebota de manera violenta y se estrella contra un autobús. El auto se incendia y el hombre malherido alcanza escapar pero deja a los dos mujeres dentro, quienes sufren quemaduras en el 90% de su cuerpo.


Las mujeres son socorridas y llevadas a un hospital. Allí son identificadas como Dayana Sánchez García, de 22 años, y Zaira Tatiana García Guzmán, de 29. Ambas oriundas de Medellín, Colombia.

Dayana fallece 24 horas después del accidente; Zaira, 48 horas después, como consecuencia de las quemaduras de segundo y tercer grado.




El jueves las madres de las jóvenes reconocieron los cuerposy se negaron a dar declaraciones a los medios mexicanos, donde la noticia fue ampliamente difundida.



El conductor fue identificado como Iván Borbolla, quien probaba el Ferrari 458 Spider, con placas (PYU-57-55) del estado de Morelos, que iba ser comprado por un amigo, identificado como Elvis N, por una cifra cercana a los 300 mil dólares.



Iván fue rescatado del lugar del accidente por los los escoltas de Elvis, quienes se transportaban en un BMW que iba detrás del Ferrari. Vehículo quedó reducido a cenizas.



El conductor fue encontrado por las autoridades en un hospital de Morelos donde se recuperaba de las heridas y será acusado del delito de homicidio culposo por tránsito de vehículos.


Con información de EFE y AP



MCN.COM.CO no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Este medio se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.