recentposts

Esta es la denuncia penal contra Hollman Morris por violencia intrafamiliar

Bogotá, - Patricia Casas, esposa de Hollman Morris, denunció en La W a su pareja y actual precandidato a la Alcaldía de Bogotá por violencia intrafamiliar y económica.

Denuncia de violencia intrafamiliar #NoALaViolenciaIntrafamiliar
Getty Images
COMPÁRTA ESTE POST


DENUNCIA PENAL
Casas aseguró que lleva bastante tiempo “asfixiada económicamente” pues ha tenido que enfrentarse a grandes deudas, cobros jurídicos, cortes de luz e incluso ha tenido que pasar hambre.

“En mi casa ha dejado de faltar el alimento, el colegio de mi hija asume su alimentación, ella le contó a un profesor y ellos toman la decisión de encargarse de la comida y de los útiles escolares”
.
Conversación WhatsApp
Conversación WhatsApp
Casas explicó que Morris le había pasado algunos gastos que ella por su situación actual no puede cubrir: “Yo no trabajo hace 20 años, el proveedor de la casa es Hollman, y cuando el deja de responder, no tengo cómo conseguir los recursos que faltan”.

De igual manera, contó que los cortes de luz son un “episodio repetitivo” y que la última vez estuvo sin este servicio durante tres días, hasta que Morris pagó la cuenta. Sobre este tema Casas se defendió de las muchas veces que él le dijo “mantenida”, “Yo trabajé 20 años cuidando a mis hijos y al hogar, no permito que digan que soy una mantenida, este es un oficio que se debe respetar”.
Conversación WhatsApp
Así mismo, narró una penosa situación que vivió con el concejal, “cuando estoy frente a su carro, toma la decisión de lanzarme el vehículo y seguir, yo me caí pero nadie se detuvo. Estaba la compañera sentimental actual de él y su escolta, que era quien manejaba”.

También se refirió a las varias amantes que ha tenido el político en su vida y aseguró que el hombre padece un trastorno, “una infidelidad contaste y sistemática es más dura que un golpe en la cara”.

Además, la mujer reveló que el precandidato ha llevado una vida llena de adicciones y “excesos nocturnos”. “Yo siempre fui la persona que le limpié la imagen a Hollman por 20 años, Le tapaba sus adicciones y sus malos actos, siempre estaba ahí a nivel personal y laboral” puntualizó.

Contó también sobre Contravía, un programa que, de acuerdo a Casas, ambos hicieron y que se convirtió en un lugar para “la rumba, las drogas y las prostitutas”.

Finalmente, Casas destacó la importancia de su comportamiento como precandidato a la Alcaldía de la capital. “Las personas a las que él representa tiene que saber quién es él, Hollman tiene una responsabilidad ante la ciudadanía. Para mí no es coherente que uno marche por la educación pública pero su hija no tenga cómo estudiar, que uno marche por la integridad de las mujeres pero no las respete” aseguró.

Por su parte, Luis Eduardo Leiva, abogado de Hollman Morris, aseguró que para divorciarse era necesario hacer un proceso de conciliación el cual no prosperó debido a que “ella no quiso conciliar”.

También aseguró que el testimonio de Casas y los hechos que contó “son graves, pero la veracidad de eso es que está por demostrase”.

Además, afirmó que “él ha cumplido con su cuota alimentaria. Hay que tener en cuenta que Hollman Morris es un ciudadano de clase media, los concejales ganan 16 millones de pesos” y cuestionó el valor de la cuota “Cuál sería la cuota alimentaria en ese caso, dicen que podría ser del 50%, pero le está dando la casa en un apartamento lujoso. Él da una cuota de 6 millones y va en 9 millones (..)”.

Por otro lado, afirmó que “Contravía” empresa que aseguró Casas les pertenece a ambos, no es de ella sino que es una fundación.

Finalmente, afirmó que “Hollman está muy triste” porque se aunque tuvo problemas de adicciones “se sometió a un tratamiento”.

Con información de EFE y AP



Regalanos una reaccion o Comenta!. ¡Queremos saber tu opinión!



MCN.COM.CO no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Este medio se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.