recentposts

Maduro no se irá por las buenas, dicen expertos. ¿Intervención entonces?

Bogotá, - Varios países europeos reconocieron el lunes a Juan Guaidó como presidente de Venezuela, después que Maduro, previsiblemente, no cumplió un plazo de ocho días para celebrar elecciones libres y justas. El presidente Donald Trump y asistentes legislativos dicen que todas las opciones están sobre la mesa.

Getty Images
COMPÁRTA ESTE POST


Y las recientemente anunciadas sanciones petroleras de Estados Unidos comenzarán a hacerse sentir en las próximas semanas, en momentos que la comunidad internacional intenta enviar asistencia humanitaria a los venezolanos sin la intervención de Maduro.

Pero los intentos pasados de Maduro por consolidar el poder, combinado con una respuesta internacional sin precedentes para reconocer a un líder que todavía no controla a las fuerzas armadas, las instituciones ni una parte del territorio, no tienen una relación directa con otros esfuerzos emprendidos en América Latina y tras partes, respaldados por Estados Unidos.

Expertos que se muestran a la vez escépticos y partidarios de la decisión de reconocer al gobierno de Guaidó, y el cronograma acelerado para celebrar elecciones en cuestión de semanas, indican la probabilidad de violencia más allá de los esporádicos enfrentamientos callejeros, no importa si fuerzas militares extranjeras entran al país o no.

“No veo a Maduro yéndose por las buenas”, dijo Eric Farnsworth, ex funcionario del Departamento de Estado y ahora vicepresidente del Consejo de las Américas y partidario de la decisión de reconocer a Guaidó. “[Maduro] no a va a tener una epifanía, van a tener que sacarlo.

Y si eso sucede, los que lo saquen tendrán que ser venezolanos... miembros de las fuerzas de seguridad o de su propia coalición”
.

Farnsworth critica los argumentos del senador demócrata Chris Murphy y de Ben Rhodes, ex asesor de política exterior de Obama, quien en una columna de opinión la semana pasada en el Washington Post escribieron que reconocer a Guaidó coloca a Estados Unidos en una postura inflexible si Maduro no cede.

“Las declaraciones con golpes de pecho que pierden fuerza con el tiempo debilitan el poder y la credibilidad de Estados Unidos”, escribieron Rhodes y Murphy.

“Si las fuerzas armadas de Venezuela siguen respaldando a Maduro, entonces la decisión de la semana pasada es ineficaz, a la vez que ofrece a Maduro la oportunidad de unir a sus partidarios nacionales e internacionales contra una intervención de Estados Unidos. Las palabras temerarias sobre opciones militares agravan este problema”.

El argumento de Rhodes y Murphy es diferente del de otros demócratas que han alegado que las sanciones al sector petrolero venezolano afectarían todavía más la economía del país y la capacidad de la población para conseguir alimentos y medicinas.

Shannon O’Neil, experto en estudios latinoamericanos del Consejo de Relaciones Exteriores, dijo que la decisión de reconocer a Guaidó es “una enorme ruptura del precedente” en que los gobiernos siguen a líderes de facto que controlan instituciones.

“Históricamente, Estados Unidos no estuvo de acuerdo con la Unión Soviética durante más 50 años, reconoció al gobierno de ese país”, dijo O’Neil. “Pienso que Ben Rhodes y Chris Murphy están en lo cierto, es una decisión arriesgada. No solamente condena a Maduro sino que da otro paso al decir que Estados Unidos no reconoce su derecho a gobernar porque no fue elegido”.

O’Neil dijo que la decisión de Estados Unidos y numerosos otros países no tiene precedentes.

“El riesgo es que si Guaidó no sale adelante, entonces quedamos atrapados con menos alternativas”, dijo O’Neil.

Por su parte, Farnsworth afirmó que la situación en Venezuela es única, aunque la participación e invasión estadounidense para deponer al dictador panameño Manuel Noriega en 1989 es la mejor comparación con la situación actual. En ese caso, Estados Unidos reconoció a Guillermo Endara como presidente la víspera de la invasión, aunque Endara no tuviera el control de los militares ni una parte importante del país. Los dos países tienen un activo que generaba miles de millones en ingresos, el Canal de Panamá; en Venezuela, son enormes reservas probadas de petróleo.

En el caso de Panamá, reconocer a Endara le dio a su gobierno acceso a los ingresos del canal, algo similar a lo que buscan las sanciones estadounidenses al crudo venezolano anunciadas la semana pasada. Desde la invasión, Panamá ha celebrado seis elecciones presidenciales, que en general se han considerado libres y justas.

Pero en el caso de Panamá, Estados Unidos actuaba prácticamente solo y ya tenía miles de soldados destacados en el país. E invadió Panamá después que fuerzas de Noriega mataron a ciudadanos estadounidenses destacados en ese país, lo que no ha ocurrido en Venezuela. La invasión de Panamá provocó fuertes críticas en la Organización de los Estados Americanos (OEA) en ese momento, aunque la organización ahora apoya la decisión de no reconocer a Maduro. Luis Almagro, secretario general de la OEA, dijo que no debe desecharse la posibilidad de usar la fuerza militar en Venezuela.

“Si la gente no está preparada para tomar medidas con el fin de apoyar el naciente gobierno de Guaidó, esto pudiera terminar en un gran fiasco”, dijo Farnsworth. “¿Significa eso que la respuesta final es una invasión estadounidense? No creo que esa sea una conversación saludable”.

Farnsworth dijo que el único escenario en que Maduro se vería presionado a dejar el poder sin violencia involucra que Rusia y China se convenzan de que el sucesor potencial de Maduro pueda resultarles mejor y trabajar con la comunidad internacional en un plan de transición. Por el momento, Rusia y China siguen reconociendo a Maduro y Rusia ha enviado aviones a Venezuela en medio de reportes que Maduro está tratando de sacar reservas de oro del país.

“Esa sería la forma más limpia, pero también la menos probable”, dijo Farnsworth.

Dany Bahar, economista venezolano y expertos del Brookings Institute, dijo que la crisis humanitaria es la variable que hace a Maduro vulnerable en comparación con otros mandatarios autócratas que se han mantenido muchos años en el poder.

“Si la crisis humanitaria se mantiene, la situación no se va a estabilizar, va a empeorar”
, dijo Bahar. “Incluso si Maduro logra mantenerse en el poder, será una situación muy difícil. Aunque tenga todo el poder y todas las armas, va a estar en un entorno muy inestable”.

La inestabilidad debido a las sanciones pudiera afectar la capacidad de Maduro de entregar dinero a sus amigotes y altos oficiales militares, y aumenta las probabilidades de que algunos oficiales respalden a Guaidó. El general Francisco Yánez, de la Fuerza Aérea de Venezuela, afirmó su apoyo a Guaidó el sábado, aunque la mayoría de los oficiales siguen respaldando a Maduro.

“Creo que es un terreno desconocido. Si todo esto lleva al final del régimen de Maduro, se considerará un gran éxito y habrá valido la pena”, dijo O’Neil. “Si Maduro sigue al frente dentro del régimen dentro de tres meses ... la situación puede empeorar. Hay represión, ya van por 40 los muertos, pero hay escenarios mucho peores y pudiera llegarse a una guerra civil”.

Con información de EFE y AP



Regalanos una reaccion o Comenta!. ¡Queremos saber tu opinión!



MCN.COM.CO no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Este medio se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.